Take Shelter. El retorno del buen cine independiente

Take Shelter

El cine independiente americano está dando muestras en las últimas fechas de haber iniciado un proceso que le está restando libertad y creatividad. Y es que este cine ha asimilado una serie de características que se están trasformando en reglas casi inamovibles.

Este tipo de películas se parecen cada vez más unas a otras. Esa originalidad y esa personalidad propias del autor que crea un mundo y una forma de narrar personal (sin el respaldo, y por lo tanto, sin el control de las grandes productoras), se está disolviendo. En la actualidad, el cine independiente americano parece más un género, con unas características definidas y establecidas. Esto está contribuyendo a que su calidad disminuya de forma considerable.

Por ello, celebro todavía con mayor fuerza la llegada de “Take Shelter”, segunda película de Jeff Nichols. Es esta una obra compleja y extraña sobre un cabeza de familia que comienza a tener sueños y alucinaciones sobre un inminente peligro, del que intentará salvar a su esposa y a su hija, sin saber con seguridad si se tratan de premoniciones o si estas visiones están producidas por alguna enfermedad mental. 

Michael Shannon

Michael Shannon

Es magistral la forma en que los personajes luchan por mantener ocultos sus pensamientos, sus preocupaciones, y sus emociones. Es espectacular verlos intentando aparentar tranquilidad, cuando bajo la superficie son una olla a presión. Es grandioso verlos decir “todo va bien”, cuando sabemos que sus vidas  están a punto de venirse abajo.

Puedes ver el orgullo de un buen hombre que se resiste a sincerarse con su mujer, el dolor de una mujer cuando ve que su marido se aleja cada vez más de ella sin explicación alguna. Y todo ello es posible, gracias a unos actores principales que están enormes en sus respectivos papeles. La bella Jessica Chastain da una lección de dulzura y naturalidad, pero sobre todo es Michael Shannon quien lleva en volandas al film con una interpretación contenida y soberbia.

La dirección es elegante, y opta por mezclar géneros de manera continua. El drama familiar, el psicológico, el thriller y el terror se combinan en una serie de relevos muy bien llevados.

Los colores vivos y los espacios abiertos contrastan con la atmósfera cargada y opresiva que se agazapa bajo la piel de los personajes, otorgando al conjunto una extraña sensación.

El desenlace decepcionará ligeramente a unos y encandilará a otros, pero sea cual sea el grupo al que pertenezcas, créeme, no te arrepentirás de verla.

 

Calificación7.5
7.5
Etiquetas películas intriga

Share this post

Arturo G. Maiso

Viajero y cinéfilo. Director de Marketing en una plataforma de financiación participativa, CEO de AGM Comunicación Multimedia y director de El Cine en la Sombra.

No existen comentarios

Añade el tuyo