The Peanut Butter Falcon (2019): En busca de la fábula moderna

The Peanut Butter Falcon tiene la capacidad de mostrar una amistad que podría funcionar más allá de la pantalla.





Una historia de redención

Innegablemente, The Peanut Butter Falcon cuenta una historia de sanación. De la forma en que dos “fugitivos” se encaran a un viaje a lo largo de la costa de Carolina del Norte. Zack, prófugo y con síndrome de Down, irá en busca de la escuela de lucha libre de su ídolo The Salt Water Redneck (Thomas Haden Church). En su camino, tropezará con Tyler (Shia LaBeouf), quien también se encuentra en una huida de su propio pasado.

Zack, prófugo y con síndrome de Down, irá en busca de la escuela de lucha libre de su ídolo.

La industria americana indie se reafirma en su afán de conseguir la redención social a través del cine. Puede que el elemento más conmovedor de esta cinta no sirva para nada, y es que el sentimentalismo hacia la discapacidad de su protagonista es el único motivo por el cual es posible que la acción avance. No obstante, la película no cae en un simple recopilatorio de enseñanzas morales, sino en conseguir normalizar e incluso obviar que la condición de su protagonista pueda afectar de modo alguno al comportamiento del resto de personajes.



Rasgos distintivos…

Lejos de claras predecesoras como Lady Bird (Greta Gerwig, 2017) o Little Miss Sunshine (Valerie Faris, Jonathan Dayton, 2006), el debut cinematográfico de Tyler Nilson y Michael Schwartz marca de forma clara y brillante un tono en un espacio lejos de la comodidad en el que suelen desarrollarse este tipo de cintas.

El ambiente es captado con el mismo cariño con el que se construyen los personajes secundarios.

The Peanut Butter Falcon llega a destacar más por los silencios que por la acción de la puesta en escena. Esta grandeza posa en las pausas; en la inacción narrativa. Ápices de infinitud de detalles residen en la filmación de los espacios fílmicos, en la naturaleza del lugar dónde se desarrolla la acción. El ambiente es captado con el mismo cariño con el que se construyen los personajes secundarios, entre los cuales el dúo protagonista busca su camino hacia la redención.



…Y clichés

Existe una inestabilidad constante que oscila entre lo que cuenta y lo que vemos. Su innegable preocupación por presentar un drama social es desbancada rápidamente por la aparición de elementos externos que subyugan de forma clara la narrativa en pos de las convenciones formales actuales. Es el caso, por ejemplo, de la desaprovechada -e innecesaria- figura del villano (John Hawks). Una representación del mal que ya parece ser un elemento inherente del cine road movie. También desconcierta el papel interpretado por Dakota Fanning quien, aún siendo la representación de nuestra sociedad, termina relegándose a un mero elemento observacional de la historia.

Su preocupación por presentar un drama social es desbancada por la aparición de elementos externos que subyugan la narrativa en pos de las convenciones formales actuales.

La obra en sí termina cayendo en un espiral de cliché tanto en lo formal como en lo narrativo. Los patrones se repiten de nuevo al igual que en las cintas que comparten tratamientos similares, y no como algo negativo per se, sino como un hecho claro de falta de reinvención. Su funcionalidad reside en la capacidad que tiene esta aventura de llevar a cabo una amistad que podría funcionar más allá de la pantalla.



Ficha de la película

País Estados Unidos
Dirección Tyler Nilson y Mike Schwartz
Guion Tyler Nilson y Mike Schwartz
Música T-Bone Burnett, Zachary Dawes, Gabe Witcher, Jonathan Sadoff, Noam Pikelny
Reparto Zack Gottsagen, Shia LaBeouf, Dakota Johnson, Bruce Dern, John Hawkes, Thomas Haden Church, Jermaine Rivers, Tristan S. Bradford, Jon Bernthal, Mick Foley, Jake Roberts
Género Drama
Duración 93 min.
Título original The Peanut Butter Falcon
Plataforma Amazon Prime



Trailer

Calificación6
6

Share this post

No comments

Add yours