Una pequeña mentira (2019), de Julien Rappeneau – Crítica

Una pequeña mentira

Una Pequeña mentira no inventa la rueda, comedia francesa de fácil digestión y que te hace salir del cine con media sonrisa. No es mucho, pero es más que suficiente.

Una pequeña mentira parte de una premisa más dramática que cómica: la relación de un padre en paro, separado y con problemas de autocontrol con su hijo pequeño. El chico, un proyecto de estrella emergente del fútbol, se convierte en termómetro de las ambiciones del progenitor. La llegada de un ojeador del Arsenal pondrá patas arriba la tranquilidad del vecindario, posicionando a los personajes entorno a una ilusión (que alguien del lugar llegue a jugar en la Premier League) que aspira a romper con la monotonía del día a día. Theo, el chaval, se verá obligado a mentir a todos para mantener viva esta esperanza.

Una pequeña mentira es una película, de entrada, amable. No exige demasiado al espectador, la historia avanza sin exabruptos y nada desentona lo suficiente como para descolocarnos. No es un mal atributo, sin embargo, le juega en contra lo absolutamente previsible que es todo su desarrollo. La hemos visto ya mil veces, y sí, no molesta demasiado porque su ligereza hace que vuele presta sin mucha dificultad, pero puede que ver telegrafiados todos los movimientos genere algo de cansancio.

En la cinta cohabita un tríptico muy habitual en el cine francés, comedia `blanca’, denuncia social y enredo. Donde más consigue destacar es en la ligereza de la parte cómica, superando el handicap de la linealidad de la trama. Su denuncia social cala lo justo para darnos por enterados del drama de los protagonistas, pero no hurga de más en las miserias. El espectador no llega a somatizar el dolor y eso acaba siendo un claro acierto de su director, Julien Rappeneau. Una pequeña mentira funciona mucho mejor como tragicomedia de lo que lo hubiera hecho como melodrama.

Por tanto, los elementos cómicos superan a los dramáticos no solo en su peso en el metraje sino también en cómo funcionan dentro del esqueleto de la película. El humor es afable, quizás demasiado tibio para quien busque emociones fuertes, pero bien articulado en cuanto a la construcción de situaciones y perfilado de personajes. Y es que el cine galo cuida bien el dotar a los secundarios de poco peso de frases y escenas cortas pero que resultan convincentes para que sean lo bastante entrañables. El conjunto no brilla como algo superlativo, pero no desafina.

En la cinta cohabita un tríptico muy habitual en el cine francés, comedia `blanca’, denuncia social y enredo.

Es necesario también ponderar la buena labor actoral. El elenco cumple con creces y la química entre François Damiens y Maleaume Paquin (que debuta en el cine con este papel) tiene el equilibrio justo para no caer en la trillada dinámica de padre inmaduro hijo maduro. Las relaciones que el joven Theo establece sobre todo con sus amigos nos convencen para que empaticemos con él en su farsa y, sobre todo, entendamos su motivación.

Podemos reflexionar acerca de si un engaño es justificable o no si cristaliza en un bien mayor, o si es preciso que los progenitores vuelquen la presión a los niños de ser exitosos porque ‘es lo que les conviene’… Pero no siempre reiterar lo importante que es esto último cala de la misma forma. Por eso, cualquier niño es capaz de convertir una pequeña mentira en algo absolutamente descontrolado. Y al final, el embuste en el fondo no dejará de tener la meta más simple de todas las conocidas: poder pasar más tiempo con su padre.


Sinopsis A Theo, apodado “Fourmi”, le gustaría dar algo de esperanza a su padre, Laurent, un gran hombre solitario y desilusionado por la vida.
País Francia
Dirección Julien Rappeneau
Guion Julien Rappeneau
Música Martin Rappeneau
Fotografía Pierre Cottereau
Reparto Ludivine Sagnier, André Dussollier, François Damiens, Laetitia Dosch, Maleaume Paquin, François Girard, Sébastien Chassagne, Pierre Gommé
Género Comedia
Duración 105 min.
Título original Fourmi
Estreno 04/10/2019

Calificación6
6

Share this post

No existen comentarios

Añade el tuyo