El clan (2015), de Pablo Trapero – Crítica

El clan

Muchos de los filmes, como el que nos ocupa, “basados en hechos reales” confían irreflexivamente en la fuerza de su material de partida para armar una obra coherente con una intencionalidad temática y formal concreta. Y si digo “irreflexivamente” es porque, a menudo, dichas películas no logran exprimir todas las posibilidades del suceso histórico en el que se inspiran y terminan por ser, en el peor de los casos, una aburrida y convencional narración de unos acontecimientos paradójicamente nada aburridos ni convencionales, y, en el mejor, una especie de rigurosa, pero impersonal, dramatización de lo acaecido.

Esto último es lo que le pasa, precisamente, a ‘El clan’ de Pablo Trapero. A pesar de contar con un guion trabajado que evita caer en el maniqueísmo o el juicio apresurado, o hacer gala de una vigorosa realización –encuadres que parecen espiar los actos de los protagonistas, una cámara en movimiento situada al nivel de los personajes…–, sin embargo la cinta carece de la fuerza necesaria para transmitir con todo su horror la malsana realidad en la que vivían los Puccio.

Posiblemente, ello se deba a un afán de objetividad por parte de los responsables de la pieza que sería encomiable si estuviéramos ante un documental; pero ‘El clan’ tendría que actuar más allá del testimonio, ofrecer una visión específica –un juicio ético, si se quiere– sobre el contexto histórico y social (la dictadura militar, el sistema patriarcal, la brecha entre clases, la corrupción política…) e interrelacionarla temáticamente con la intriga.

Nada de ello hay en la obra, que se limita a establecer las coordenadas espaciotemporales del relato con una cierta fascinación vintage que hace un flaco favor a la seriedad de los acontecimientos –no hay más que fijarse en el empleo de la música–, además de narrar una historia sin duda terrible de forma demasiado desapasionada. De hecho, esta es la razón por la cual la estructura analéptica termina por carecer de sentido, ya que se nos presenta como álgido un momento que, en realidad, una vez completado el visionado, no lo es en absoluto.

Asimismo, y si Trapero hubiera optado por focalizar la historia en el atormentado Alejandro (Peter Lanzani), el director habría podido llevar a cabo una cinta con todos los elementos de una tragedia clásica, en la que la degradación moral del entorno fuera responsable del envilecimiento de la institución esencial de la sociedad –esto es, la familia–, hasta el extremo de convertir al cabeza del clan en un dios tiránico y cruel; un Saturno que devora con crueldad a sus hijos. La represión, el odio edípico, la culpa, el valor, la violencia, la sumisión… todo ello son temas apenas esbozados que, incidiendo en los sentimientos de Alejandro, el autor podría haber expuesto en su dolorosa humanidad, en una suerte de reformulación contemporánea del mito de Ifigenia. Por otro lado, si el principal protagonista hubiera sido Arquímedes (un espléndido Guillermo Francella), ‘El clan’ podría haberse convertido en un ‘thriller’ opresivo y enfermizo, en el que la imponente presencia de Arquímedes en escena no fuera diferente a la de cualquier villano complejo y fascinante del género del terror psicológico (léase un sosías realista de Hannibal Lecter). Por desgracia, la película oscila indistintamente entre ambos personajes, de forma que queda modulada con un tono impreciso que no profundiza ni en el conflicto interior de Alejandro ni en la maldad de Arquímedes.

En definitiva, viendo ‘El clan’ ha acudido a mi mente ‘El adversario’ (2002) de Nicole Garcia; inspirada en el dramático caso de Jean-Claude Romand, el filme solo resistía el visionado gracias a la gran interpretación de su protagonista, Daniel Auteuil. Todas las posibilidades de reflexión ontológica que atesoraban estos hechos casi increíbles se malgastaban irremisiblemente en manos de un mero planteamiento de reconstrucción. Otro tanto puede decirse de ‘El clan’. Y es una lástima porque talento no le falta a Trapero (no voy a discutir su León de Plata a la mejor dirección), pero dirigir bien no siempre basta si el punto de vista escogido es erróneo o si se desperdician todos y cada uno de los temas realmente importantes de la historia.

El clan

Sinopsis Tras la aparente normalidad de los Puccio se oculta un siniestro clan dedicado al secuestro y al asesinato. Arquímedes, el patriarca, lidera y planifica las operaciones. Alejandro, el hijo mayor, estrella de un club de rugby, se sirve de su popularidad para no levantar sospechas.
País Argentina
Director Pablo Trapero
Guión Pablo Trapero
Música Sebastián Escofet
Fotografía Julián Apezteguia
Reparto Guillermo Francella, Peter Lanzani, Inés Popovich, Gastón Cocchiarale, Giselle Motta, Franco Masini, Antonia Bengoechea, Gabo Correa
Productora Coproducción Argentina-España; Kramer & Sigman Films / Matanza Cine / El Deseo / Telefé / Fox International Productions (FIP) / INCAA / ICAA
Género Thriller
Duración 110 min.
Título original El Clan
Estreno 13/11/2015

Trailer

Calificación6
6

Comparte este artículo

Elisenda N. Frisach

Filóloga y editora de profesión y escritora de vocación, le apasiona el arte en general, sobre todo el cine, la literatura y la pintura. Por eso ha colaborado en diversos medios de comunicación como crítico de arte (reseñas de discos y conciertos, películas y festivales, exposiciones, libros...). Se autocalifica de humanista, y no de ingenua, al creer en el poder del amor, la verdad, la ética y el humor. Ideológicamente, sus principales influencias son Gandhi y Schopenhauer, mientras que le fascina la cultura rusa (Dostoievski,Tarkovski, Agmatova...).

No hay comentarios

Añade tu comentario