El milagro de Ana Sullivan (1962): redescubrir una obra maestra

La calidad interpretativa y la excelencia del guion nos hará disfrutar de una historia de superación sin melindres modernos que huelan a autoayuda.





El arte de la disciplina

El confinamiento me ha permitido redescubrir ciertas joyas como ésta. Basada en un hecho real, el film muestra la historia de superación de la niña, Helen Keller, invidente y sordomuda. Una cinta cargada de planteamientos filosóficos y pedagógicos basados en los métodos docentes de la maestra, Ana Sullivan, que se encarga de disciplinar a esta cría que perdió esos dos sentidos esenciales, la vista y el oído, a los pocos meses de haber nacido por causa de la escarlatina. Sus padres desbordados por la situación que viven y con su hija rebelde, se ponen en contacto con la Escuela Perkins para Ciegos y éstos le envían a una ex alumna, la joven Ana, para que les ayude con la educación y el adiestramiento de Helen.

En nuestros días, quizá, no se vería muy bien su forma de instruir, pues la rectitud y la excelencia se perciben últimamente con malos ojos.

Ejercer el amor con atino no siempre es fácil, pues la concesión al capricho de cualquier pupilo (error que cometemos muchos padres), sea como fuere y tenga las capacidades que tenga, suele ir ligada a la derrota, a la resignación y, en definitiva, a la mala educación. Por el contrario, la disciplina que aplica esta institutriz, que también padeció ceguera en su niñez, a su discípula es recta, sin miramientos y eficaz. A pesar de los primeros desatinos con sus propios empleadores logra, con paciencia, exigencia y perseverancia, su áspero cometido. En nuestros días, quizá (seguramente), no se vería muy bien su forma de instruir, pues la rectitud y la excelencia se perciben últimamente con malos ojos. Sin embargo, los resultados de la maestra son espectaculares y más cuando esa niña, a pesar de sus minusvalías, posee unas inquietudes innatas por desarrollar y una destacada inteligencia que le ayuda con creces a superar sus limitaciones y que, gracias a Dios, es detectada a tiempo por su docente.



Obra maestra

A pesar de la tragedia que padece Helen, al verse presa en un mundo de sombras e instintos, la película maneja y equilibra a la perfección el drama con momentos hilarantes. No por vivir una situación trágica se debe uno abandonar a la tristeza, al conformismo y a la melancolía, sino todo lo contrario. Es el momento oportuno para estar fuerte y luchar con más ahínco si cabe. De la trama, no les voy a contar nada más porque quiero que la vean, que la disfruten y que la reflexionen con comedimiento.

Aunque sea una película de los años sesenta y esté rodada en blanco y negro, se olvidarán de esos detalles desde el principio.

En cuanto a la película en sí, diría que es una obra maestra. El ritmo es trepidante y no decae ni un solo instante a pesar de rodarse, casi en su totalidad, en la casa familiar. Los personajes principales, Anne Bancroft como la institutriz y Patty Duke como Helen, de Óscar; de hecho, lo obtuvieron como mejor actriz y mejor actriz de reparto. Victor Jory es un secundario de lujo con una vis cómica a destacar: encarna al padre de la criatura, al Capitán sureño Arthur Keller, duro por fuera y blando por dentro, un cascarrabias entrañable y de gran corazón. De ahí, que el reparto sea de primerísima calidad.

El resto, no importa, porque cuando hay una buena historia que mostrar y unos buenos actores para contarla y sostenerla, lo demás sobra. Aunque sea una película de los años sesenta y esté rodada en blanco y negro, se olvidarán de esos detalles desde el principio, porque la calidad interpretativa que derrochan los actores y la excelencia del guion (basado en la obra de teatro homónima), nos hará disfrutar de una historia de superación sin melindres modernos que huelan a autoayuda.



Ficha de la película

País Estados Unidos
Dirección Arthur Penn
Guion William Gibson
Música Laurence Rosenthal
Fotografía Ernesto Caparros
Reparto Anne Bancroft, Patty Duke, Andrew Prine, Inga Swenson, Victor Jory, Grant Code, Jack Hollander, Beah Richards, Kathleen Comegys, Judith Lowry, John Bliss
Género Drama
Duración 107 min.
Título original The Miracle Worker



Trailer

Calificación9
9

Share this post

Guillermo Pérez-Aranda Mejías

Soy un escritor romántico con matices quevedescos. Disfruto con lo absurdo del surrealismo y me apasiona encarcelarme en mi castiza torre de marfil, donde desarrollo mi creatividad rodeado de música, de libros, de cine y de lo más selecto de la humanidad huyendo así, en la medida de lo posible, de lo más mundano. Roquero trasnochado y poeta de lo grotesco, he decidido, como si fuera un samurái que se destripa por su honor, entregar mi vida por entero al arte.

No comments

Add yours