El viaje del héroe

Cuánto nos gusta a los hombres crear historias y sentirnos partícipes de ellas, imaginándonos en las carnes de un fiero guerrero aventurero. Cuánto nos gusta a los hombres soñar y salir de nuestra realidad sin siquiera cruzar el umbral de la puerta que separa nuestro hogar con el mundo exterior.

Nuestros antepasados ya lo hacían mucho antes que nosotros: creaban emblemáticas historietas que han ido sobreviviendo al tiempo con el paso de las épocas, leyendas de todos los tonos y colores que nos dejaron como herencia después de su desvanecimiento; leyendas de las que aprendimos e imitamos para enriquecer el mundo de la ficción, y crear las nuestras propias.

Estas historias han sido fruto de un ideal literario, de un sistema narrativo que aún a día de hoy en la actualidad, triunfa y continúa dejándonos anonadados, difundido en sus orígenes mediante pinturas, documentos y palabras – hoy, además, mediante el cine, la culminación de todos los artes que trabajan juntos para confeccionar el más poderoso de todos -. A este sistema narrativo se le conoce como El viaje del héroe.

Esta temática fue un regalo de nuestros venerados griegos, donde se basa su imponente y arcaica mitología. Con el paso del tiempo, las civilizaciones posteriores se han armado con ella y han forjado sus propios mitos y leyendas. El hombre actual no se diferencia un ápice en ese sentido: ha creado cuentos, libros, cómics y, más recientemente, películas. Los antiguos héroes, dioses y semidioses griegos, son ahora nuestros superhéroes. Pero ¿Qué caracteriza a esta técnica sempiterna?

Existen dos mundos: el mundo ordinario y el mundo especial. El héroe comienza en el primero, con una vida aburrida y rutinaria que parece no tener fin. En un momento dado percibe una nueva realidad, una invitación a unirse y participar en algo mucho más grande, algún tipo de viaje profético: es la llamada a la aventura.

No obstante, nuestro héroe va a rechazar la llamada a la aventura, puesto que es más dulce y cómoda la realidad en su vida rutinaria. El miedo a lo desconocido lo hace flaquear y permanecer en su zona de confort, ignorando el majestuoso mundo especial que nos espera detrás (zona mágica en términos de psicología).

Es en este momento cuando sucede uno de los momentos clave en este tipo de historietas: el encuentro con el mentor. Es el mentor el que endereza al hombre y lo adiestra en sus disciplinas, con su sabiduría le muestra sus flaquezas y potencia sus virtudes, haciéndolo duro y sagaz, de cara a aceptar la llamada a la aventura y saber afrontar todos los combates y gestas que le puedan surgir; el miedo, en definitiva – el héroe todavía está en disposición de rechazar la llamada de nuevo, pero siempre la va a aceptar tras el apoyo y entrenamiento brindado por su maestro –.

Nuestro héroe ya ha aceptado la llamada a la aventura y ha cruzado el umbral entre mundos, y ya se encuentra en el mundo especial. En este mundo, totalmente nuevo y hostil, necesitará aprender rápido, por lo que encontrará aliados que le ayuden a vencer a enemigos y pruebas. Estos son personajes carismáticos, muy característicos y, sobre todo, entes de los que el héroe se sentirá fuertemente vinculado.

La siguiente etapa, quizá la más importante, se corresponde con lo que los griegos denominaban odisea y la caverna profunda. Estas escenas se corresponden con los momentos de máxima debilidad y desesperación del héroe – en algunas obras, la némesis (o enemigo principal) será su propia odisea –. El héroe se tambalea y se aproxima al borde de la derrota, pero pronto recordará y hará alarde de las enseñanzas por parte de su mentor y de sus aliados. El héroe, finalmente, siempre se alza con la victoria.

Tras finalizar, obtiene su recompensa y traza su vuelta al hogar. En medio del viaje, se percata de que ha adquirido el elixir del conocimiento y decide compartirlo con los demás.

Ya ha llegado a su hogar y/o ha acabado su viaje, un héroe totalmente transformado con respecto al que marchó. Se escribirán sus aventuras, la gente cantará sus proezas y transmitirá sus aventuras. Sus aliados alimentarán su leyenda, y el héroe permanecerá de nuevo en su mundo ordinario, a la espera de que la aventura vuelva a llamarlo.

¿Le suena de algo este argumento que acaba de leer?

 

EL HÉROE CINEMATOGRÁFICO

 

PELÍCULAS ANTIHÉROES

 

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario