The Disaster Artist (2017) de James Franco – Crítica

The Disaster Artist

«The Disaster Artist es una oda al fracaso, al proceso de creación y a la mediocridad, invitándonos desde el humor a sumergirnos en el hedonismo más absurdo»

¿Recuerdan aquella famosa anécdota en la que Chaplin perdió un concurso de imitadores de Charles Chaplin? Lo interesante de esta anécdota no es sólo que Chaplin no ganara el concurso, sino que hubiese imitadores tan buenos capaces de superar al mismo Chaplin. Esto no ocurre muchas veces, pero cuando alguien es capaz de imitar desde la dedicación y admiración más sincera puede conseguir superar al original o crear algo completamente fresco y revelador. Ésta, sin duda, ha sido la visión que ha tomado James Franco a la hora de adaptar el libro biográfico de Greg Sestero y Tom Bissell (The Disaster Artist), la de un fan apasionado por realizar un homenaje fiel y divertido a uno de sus ídolos cinematográficos. Y es que sin duda, Tommy Wiseau tiene algo que desconcierta y fascina por igual, una habilidad intrínseca por hacer el ridículo sin ningún tipo de complejo, algo con lo que James Franco inevitablemente se siente identificado.

Hace ya 14 años que Tommy Wiseau estrenó The Room, considerada por público y crítica la peor película de la historia. Una afirmación con la que muchos discrepan (me sumo a la lista),  ya que indiscutiblemente el film posee la capacidad de sacar la carcajada en cada escena, y aunque no sea de forma intencionada, tal ingenuidad y atrevimiento merece al menos un punto de reconocimiento. En la película de Wiseau todo es un completo desastre, de principio a fin, desde la barata producción hasta las lamentables actuaciones. The Room es un ejercicio pobre de narcisismo y puerilidad exacerbada realizada con menos vigor que un film de sobremesa. Sin embargo, esta catástrofe cinematográfica es a su vez un símbolo de emancipación y de autonomía, ya que dentro de esta producción anárquica reluce una naturalidad y una independencia creativa de la que Hollywood siempre ha carecido.

The Disaster Artist nos muestra los inicios de Greg Sestero (Dave Franco) como actor y su extraña e inusual relación con Tommy Wiseau (James Franco). Sestero y Wiseau, tienen algo en común, ambos quieren convertirse en grandes estrellas de cine. Tras conocerse en una clase de actuación, Greg propone a Tommy compartir escena para la siguiente clase. Tommy, halagado por la preposición de Greg y motivado por el mismo sueño, le propone vivir junto a él en su casa de Los Ángeles para triunfar juntos en el mundo del espectáculo. Tras muchos rechazos por parte de agencias, Tommy comienza a frustrase y a sentirse relegado por parte de la industria por lo que decide hacer su propia película, The Room, sin embargo las cosas empiezan a funcionar para Greg,  al que empiezan a ofrecerle pequeños papeles. Sin embargo, los celos de Tommy por la nueva novia de Greg y por el inminente giro en su carrera, provocarán un conflicto interno en Greg, obligado a elegir entre su amigo y mecenas o el futuro de su carrera como actor.

Hay muchas películas y series que han parodiado o diseccionado con certeza la realidad que hay detrás del mundo del cine (Bojack Horseman, El crepúsculo de los dioses), generalmente con una intención crítica, para mostrarnos así el lado oscuro de un mundo que se nos vende como el esplendor del triunfo.  Grandes mitos del cine como 8 ½ de Fellini exponían la crisis del autor desde la propia obra para así poder superarla o incluso La noche americana de Truffaut era otro ejemplo de la tremenda odisea y catástrofe que puede resultar hacer una película. Incluso Ed Wood de Tim Burton era un tributo impagable a uno de los directores más nefastos de la historia. Lo que todos estos directores y películas tienen en común, cada uno a su manera, es que destilan un amor puro al mundo del cine y a todo lo que lo que le rodea. James Franco con The Disaster Artist no se ha quedado lejos, entregándonos una oda al fracaso, al proceso de creación y a la mediocridad, invitándonos desde el humor a sumergirnos en el hedonismo más absurdo y gratificante En The Disaster Artist se rinde tributo a Tommy Wiseau y a The Room desde la admiración y no desde la burla, creando una comedia destructiva e inusual. Una joya que respira autenticidad por los cuatro costados y que va más allá de ser un simple homenaje, es un manifiesto sobre el caos del artista que muchos llevamos dentro.

Sinopsis Adaptación del libro de Greg Sestero, que habla sobre la producción de una de las consideradas peores películas de la historia, “The Room”, dirigida en el 2003 por Tommy Wiseau.
País Estados Unidos
Dirección James Franco
Guion Scott Neustadter, Michael H. Weber
Música Dave Porter
Fotografía Brandon Trost
Reparto James Franco, Dave Franco, Alison Brie, Josh Hutcherson, Seth Rogen, Zac Efron, Sharon Stone, Bryan Cranston, Kate Upton, Hannibal Buress, Jacki Weaver, Nathan Fielder, Jerrod Carmichael, Zoey Deutch, Kristen Bell, Lizzy Caplan, Megan Mullally, Jason Mantzoukas, Adam Scott, Eliza Coupe, J.J. Abrams, Tommy Wiseau, Melanie Griffith, Judd Apatow, Christopher Mintz-Plasse, Zach Braff, Randall Park, Greg Sestero
Género Comedia
Duración 98 min.
Título original The Disaster Artist
Estreno 29/12/2017

Calificación9
9

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario