La cena (2017) de Oren Moverman – Crítica

La cena

«El argumento de La cena es interesante, el elenco actoral esta sobresaliente, una maravillosa música y una preciosa fotografía… ¿Qué es lo que falla entonces?»

La cena es el tercer remake, que en su día ya dirigieron Menno Meyjes e Ivano de Matteo en 2013 y 2014 respectivamente y que fueron adaptadas del best seller escrito por Herman Koch. Sin duda alguna, Moverman, ha elegido para esta cinta un reparto de alto voltaje: un Richard Gere pletórico al que no hacen falta presentaciones, una exuberante Laura Linney (Animales Nocturnos, 2016), y dos actores de primera línea: Rebeca Hall (Mi amigo el gigante, 2016) y el galardonado actor, cómico, guionista y productor británico Steve Coogan, que seguramente muchos de ustedes recordaran por su excelente interpretación en el film de Stephen Frears, Philomena. Moverman y Gere ya habían trabajado juntos en Invisibles (2014), un magnífico análisis sobre la falta de vivienda en Nueva York, y por si fuera poco, Oren Moverman había dirigido y coescrito películas como The Messenger (2009) y Rampart (2011). Por si esto fuera poco, también había coescrito el guion de la multipremiada Love & Mercy, la biografía del músico y compositor Brian Wilson, miembro fundador de los Beach Boys.

Con tales antecedentes de los personajes anteriormente mencionados, uno piensa que solo hay que agitar bien la coctelera para que surja una pequeña joya. Pues no señor, las cosas no son tan fáciles, y ya sea por mala suerte unida a una total desgana a la hora de montar la cinta, las prisas en dar por terminado un trabajo y exhibir el resultado, o simplemente el paso de un meteorito junto a un eclipse solar no anunciado, el resultado del film es un pastiche. Así de claro.

Los hermanos Paul (Steve Coogan) y Stan Lohman (Richard Gere) se reúnen con sus respectivas mujeres Claire (Laura Linney) y Katelyn (Rebecca Hall) para una cena que se celebrará en un exclusivo restaurante, cuyo precio es inversamente proporcional al plato de comida. Eso sí: serán servidos por una legión de camareros y un maître que explicará diplomáticamente de que se compone cada plato servido. Los hermanos son muy diferentes entre sí. Mientras que Paul fue un profesor de historia que actualmente sufre ciertos problemas mentales, Stan es un senador que se encuentra en plena campaña para ser nombrado gobernador. No tienen una buena relación, sino más bien todo lo contrario, pero debido a un suceso que atañe a sus hijos, y que el espectador dilucidará a lo largo de La cena, están obligados a permanecer en la misma mesa, saborear de las exquisiteces servidas, y enseñar las cartas que tienen en la manga.

Dicho así, el guion es interesante, y el respetable espera que, a partir de una estructura de confrontación de intereses, nos encontremos un drama de gran intensidad, una atmósfera densa y repleta de misterio, con un territorio perfecto para el contexto escénico. Y para postre diremos que el elenco actoral esta sobresaliente, con una maravillosa música que corre a cargo de Elijah Brueggmann y una preciosa fotografía en la que dominan los claroscuros y el color pastel, que casan a la perfección con los acontecimientos que nos narran.

¿Qué es lo que falla entonces?

La cena comienza correctamente, pero rápidamente todo salta por los aires sin saber exactamente por qué. Las subtramas, ninguna de ellas con un desenlace mínima y debidamente contado, invaden como termitas la trama principal, unos flashbacks larguísimos y que no nos cuentan nada, totalmente innecesarios que parecen de relleno, y lo que debía de ser una buena historia, se convierte en un insufrible melodrama mal contado y peor resuelto, unos dilemas sin explorar que se pierden en secuencias sin potencia, y sobre eso, más subtramas inútiles que nos apartan por completo del guion principal. Se desperdicia un precioso tiempo de narración en cosas sin importancia y que no nos llevan a nada, que el final nos llega rápido, corriendo, apresurándose a un abismo absurdo.

A los atrevidos les conmino que vayan a verla, ya me conocen, siempre animo a que vayan a las salas de proyección. Pueden no estar de acuerdo conmigo, una cosa muy sana y, además, pueden argumentar a favor o en contra de la cinta. Siempre es bueno hablar de cine. Claro que también pueden prepararse una hamburguesa, preparar el Blue-ray, meter el disco de Who´s Afraid of Virginia Woolf (Mike Nichols, 1966), y disfrutar del buen cine.

Sinopsis Dos matrimonios se reúnen en un restaurante de lujo para tratar un trágico incidente que les incumbe muy directamente.
País Estados Unidos
Dirección Oren Moverman
Guion Oren Moverman
Música Elijah Brueggemann
Fotografía Bobby Bukowski
Reparto Steve Coogan, Laura Linney, Richard Gere, Rebecca Hall, Chloë Sevigny, Charlie Plummer, Michael Chernus, Seamus Davey-Fitzpatrick, Adepero Oduye, Dominic Colon, Joel Bissonnette, Emma R. Mudd, Onika Day, Robert McKay, George Aloi, Benjamin Snyder
Género Drama
Duración 120 min.
Título original The Dinner
Estreno 22/12/2017

Calificación4
4

Comparte este artículo

Josep Lluis Mestres

Josep Lluis Mestres, nacido en Barcelona (1960), ha sido director de la revista literaria Vians Literature, y sus narraciones, poemas y artículos han aparecido en distintas revistas especializadas. Es autor de variados libros de poesía y narraciones, y le han sido concedidos diversos premios literarios.

3 comentarios

Añade tu comentario
  1. Maribel 21 diciembre, 2017 at 17:58 Responder

    Creo que por los interpretes que aparecen vale la pena verla, aunque el guion, por lo visto, sea muy flojo. Iré preparada. Por cierto, pensaba que habías desaparecido del mapa y, si no ando errada, en Enero sale tu libro. Ya dirás algo. Como siempre, un abrazo y felicidades por ser tan coherente contando una película. Poca gente escribe como tú una crítica cinematográfica.

  2. SOYLA AMEZCUA TAMAYO 6 mayo, 2018 at 06:59 Responder

    LOS GRANDES PERSONAJES ME MOTIVARON A VERLA PERO PARA MI GUSTO Y SIN OFENDER A NADIE ES MI HUMILDE OPINION ES UNA INSUFRIBLE MELODRAMA MAL CONTADA NO ME GUSTO NO LA RECOMIENDO Y MENOS EN LA ULTIMA FUNCION SUFRIRAN DE UN ATAQUE DE DESESPERACION

  3. julia 10 mayo, 2018 at 21:15 Responder

    Una buena película perdida por el deslabazamiento de la cinta. He terminado enloquecida para llegar aL final de la cinta rápido y sin un final ni medio lógico.

    Lo único bueno, los actores, pero tan perdidos en TODA LA CINTA (gracias a la mala dirección) que lo convierten en una película mediocre y soy buena en mi apreciación

Escribe un nuevo comentario