The Eyes of My Mother (2016), de Nicolas Pesce – Crítica

The eyes of my mother

«The eyes of my mother es una de las mejores películas que se han podido ver en esta edición del Festival de Sitges.»

Nicolas Pesce es todavía un auténtico desconocido en el mundo del cine. A parte de ser el creador de algunas series de animación poco relevantes, su nombre sólo había aparecido en los títulos de crédito de algunos videoclips, siendo Snopp Doog el artista más famoso en contar con sus servicios.

Con 26 años recién cumplidos, este director neoyorkino ha presentado su primera película, The eyes of my mother, en la sección Noves Visions del Festival de Sitges, tras arrancar aplausos en el último Sundance.

Rodada en portugués e inglés y con una fotografía en blanco y negro, The eyes of my mother narra la historia de una niña que es testigo del asesinato de su madre. Pasados los años, y traumatizada por este hecho, se convierte en una joven violenta e inestable. Hasta que su vida da un vuelco.

Pesce ha conseguido que el público empatice con un personaje violento. Juega sin disimulo con los sentimientos del espectador, que queda atrapado en el juego psicológico que plantea.

Mención aparte merece el apartado visual, así como la interpretación de la debutante Kika Magalhaes.

Por todo ello, The eyes of my mother es una de las mejores películas que se han podido ver en esta edición del Festival de Sitges.

The eyes of my mother

Comparte este artículo

David García

Nací en Barcelona, en 1979. Estudié un Máster en Comunicación Audiovisual y en el año 2000 entré en Ràdio Sant Boi. Quince años después, ahí sigo, ahora colaborando en un 'magazine' titulado 'De dissabte', donde llevo la sección de series y cine.

No hay comentarios

Añade tu comentario