Déjate Llevar (2017) de Francesco Amato – Crítica

Déjate Llevar

«Los actores protagonistas de Déjate Llevar, él y ella, llenan lo que la historia es incapaz de llenar»

Cuando empecé a escribir crítica para El Cine en la Sombra, sus comandantes me dijeron que respetara mi propia subjetividad. Es decir, que no pretendiera una objetividad disfrazada de erudición o de citas doctas. Y así lo he ido haciendo. El caso es que llevo con gripe desde hace unos días. De esas gripes que van y vienen. El caso es que el día que asistí al pase de prensa de Déjate Llevar estaba yo absorto bajo mis mocos y mi congestión. Así que lo diré directamente: Déjate Llevar no me sacó de mi gripe. Sin embargo, la semana anterior, que estaba yo igual o peor, asistí al pase de The Florida Project… y me salí de la gripe, de puro azote cinefílico. Con eso casi lo digo todo. Por consiguiente, acometo el comentario de Déjate Llevar con toda la subjetividad extra que me impone mi griposo cuerpo.

Nada más empezar vemos a un hombre trajinando el botín de un robo en medio de un bosque. Se trata de una actuación bastante histriónica, augur del histrionismo que luego va a ir viniendo. Luego de este preludio, pues al personaje en cuestión nos lo vamos a ir encontrando en diversos momentos, se nos van presentando los personajes centrales de la película. Muy especialmente, vemos a Toni Servillo haciendo de psicoanalista judío, de nombre Elia Venezia, un tanto aburrido y conformista, y a Verónica Echegui, que hace de profesora de gimnasio, de nombre Claudia, muy vital ella. El personaje de Toni anda necesitado de ejercicio. De ahí que llegue a conocer a la vital profesora, y que luego se rozan cariñosamente. Elia Venezia, por otro lado, tiene a su ex como vecina. Una estupenda relación matrimonial reconvertida en envidiable amistad. A partir de esta composición se arma la comedia que nos ocupa, de nombre Déjate Llevar.

El núcleo de la historia es el siguiente: Elia, que tiene a su ex mujer como vecina, conoce a Claudia, su profesora de gimnasia. Hay gran diferencia de edad entre ellos, lo que favorece el contraste que el director de la película busca. Su relación avanza in crescendo, aunque no es su destino estar juntos como pareja. Ya verán, si acuden a ver esta película, que lo que consigue es que Elia se tome la relación con su ex de otra manera.

Se preguntarán ustedes qué hace el delincuente inicial, que luego va apareciendo en escena. Pues muy sencillo: aportar nada a la nada preexistente. Es decir, alargar.

Déjate Llevar, y lo digo ya, está llena de tópicos, de entretenimientos que no aportan nada. Por si fuera poco, dura más de hora y media. Eso quiere decir que la tendencia en el uso de tópicos hace que la sensación que tuve, descontada la gripe en curso, es que Déjate Llevar dura más de lo debido, habida cuenta de su futilidad. Me dije a mi mismo que debía dejarme llevar, y así fue. El caso es que me aburrí, salvo algunos momentos hilarantes, pocos, muy pocos.

Aun con todo lo que les acabo de decir, lo mejor de la película es la interpretación, especialmente de la pareja protagonista. No es de extrañar que el director, Francesco Amato, haya maquillado la falta de ideas de la película escogiendo a un par de actores, a él y a ella, que llenan lo que la historia es incapaz de llenar.

Sinopsis Elías es un psicoanalista freudiano judío al que el médico le recomienda una dieta estricta y algo de deporte para bajar unos kilos de más. Así es como conoce a Claudia, una atractiva entrenadora personal obsesionada con el culto al cuerpo, pero mucho menos de la mente…
País Italia
Dirección Francesco Amato
Guion Francesco Bruni
Música Andrea Farri
Fotografía Vladan Radovic
Reparto Toni Servillo, Verónica Echegui, Carla Signoris, Luca Marinelli, Valentina Carnelutti, Pietro Sermonti, Glen Blackhallk, Paolo Graziosi
Género Comedia
Duración 107 min.
Título original Lasciati andare
Estreno 02/02/2018

Calificación3
3

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No hay comentarios

Añade tu comentario