San Sebastián 2019: La trinchera infinita, la guerra fue horrible para ambos bandos

La Trinchera Infinita va a ser comparada de manera inevitable con Mientras Dure la Guerra, de Alejandro Amenábar.

Ni uno ni dos, sino tres son los directores que han ideado esta “Odisea de Higinio”. Jon Garaño, Aitor Arregui y José Mari Goenaga son, de una forma u otra, los perpetradores de las maravillosas Loreak y Handia. Dos grandes películas que pusieron el cine vasco en el punto de mira. Esta vez, contra todo pronóstico, bajan hasta el sur, a la Andalucía más profunda.

La trinchera infinita nos trae la historia de Higinio (Antonio de la Torre), un comunista que huirá de sus enemigos del otro bando sin siquiera salir de su casa. Ocultándose en un agujero que él mismo ha cavado y escondido. Durante todo este autoimpuesto confinamiento, su única compañía será la de Rosa (Belén Cuesta), su mujer.

Podría parecer una historia aburrida. Un personaje escondido indefinidamente en el mismo lugar durante dos horas y media asusta incluso al espectador más experto en la materia. A pesar de ello, la historia es capaz de avanzar sobre sí misma a un ritmo mucho más veloz de lo que en principio se nos podría sugerir. Y ese ritmo no lo encontramos solo en la historia en sí,  también en los propios diálogos, las interpretaciones increíbles de Antonio de la Torre y Belén Cuesta, incluso a veces en la coreografía de cámara. Los directores saben tratar con respeto al espectador más avispado y son capaces de inundar el film con encuadres muy narrativos, ensoñaciones maravillosamente tratadas y entornos opresivos. Además, la cinta está tratada con consciencia de sí misma. Consciente de su duración, sabe que debe darnos algo para que no nos levantemos del asiento y vaya si lo consigue.

La trinchera infinita no obliga al espectador a posicionarse en ningún bando.

Ahondemos un poco más en las interpretaciones. Antonio de la Torre nos tiene muy mal acostumbrados. Cualquier papel que caiga en sus manos lo convierte en una posible nominación al premio Goya. Pero hay dos gratas sorpresas. El talento de Belén Cuesta era también bastante conocido aunque en su mayoría en el ámbito de la comedia. Aquí se despoja de toda esa etiqueta y nos da posiblemente una de las mejores interpretaciones del año. La frustración, la desesperanza, la alegría fingida. Belén es capaz de hacer que su personaje evolucione tanto física como mentalmente de una forma tan natural que asusta. Si comparamos sus diálogos al inicio y al final de la cinta no encontramos a dos personajes distintos sino a una mujer que he sido forzada a madurar. La segunda sorpresa es Vicente Vergara, un actor que ha surgido casi por sorpresa y nos ha dado el papel secundario más memorable que se ha visto en nuestro cine en mucho tiempo. Todas las interpretaciones de esta película orbitan en torno a una idea en común: el crecimiento como persona. Y ninguno de estos tres monstruos ha dejado escapar la oportunidad de poner las cartas sobre la mesa.

Hay algo destacable de esta cinta que podría considerarse arriesgado. A unos gustará y a otros no tanto, pero consigue algo que a un servidor le parece muy complicado. No ser un panfleto. La película está ambientada en la guerra civil y, por su trama, está claro que vamos a encontrarnos con esos famosos dos bandos. La trinchera infinita no obliga al espectador a posicionarse en ningún lugar. Por supuesto sentimos lástima por el protagonista y en cierto sentido podemos llegar a odiar a sus perseguidores. Pero por otro lado el propio Higinio dispone de un pasado con misterio y dobles raseros que hace que tampoco podamos catalogarlo de “bueno”. Predica ese único mensaje que no me importa que se predique. La guerra es horrible para cualquier persona, sea del bando que sea.

La Trinchera Infinita va a ser comparada de manera inevitable con Mientras Dure la Guerra, de Alejandro Amenábar, en cuanto a su tratamiento de la guerra civil. Y es que se van a estrenar con solo un mes de diferencia. Por suerte o por desgracia, esta es superior a la cinta sobre Unamuno en muchos aspectos y es bastante probable que sea galardonada (empezando por el ya otorgado Premio Feroz Zinemaldia). No dejéis escapar la oportunidad de verla en cines, no dejará indiferente a nadie.


Sinopsis Higinio y Rosa llevan pocos meses casados cuando estalla la Guerra Civil y la vida de él pasa a estar seriamente amenazada. Con ayuda de su mujer decidirá utilizar un agujero cavado en su propia casa como escondite provisional. El miedo a las posibles represalias así como el amor que sienten el uno por el otro les condenará a un encierro que se prolongará durante más de 30 años.
País España
Dirección Jon Garaño, Aitor Arregi, José Mari Goenaga
Guion Luiso Berdejo, José Mari Goenaga
Música Pascal Gaigne
Fotografía Javier Agirre Erauso
Reparto Antonio de la Torre, Belén Cuesta, José Manuel Poga, Vicente Vergara, José María del Castillo, Carlos Bernardino
Género Drama
Duración 147 min.
Título original La trinchera infinita
Estreno 31/10/2019

Calificación8.5
8.5

Share this post

No existen comentarios

Añade el tuyo