¿Qué ver durante la cuarentena?

Hacer una lista de películas es fácil, pero algo absurdo, ya que hay que tener en cuenta si mi gusto, en este caso, coincide con el de ustedes. Por lo tanto, para ponerles en antecedentes y que se hagan una idea de mis aficiones y preferencias les diré, por si sirve de algo, que me gusta la literatura, la música, el arte y lo antiguo, es decir, la Historia. Así que, sin más preámbulos, les voy a enumerar una serie de pelis y de series que he visto en estos días de confinamiento. Que ustedes las disfruten.



Hermanos de sangre (Band of Brothers, 2001): Si les gusta el cine bélico en general y la Segunda Guerra Mundial en particular, ésta es su serie. 



Gremlins (1984): El otro día la pusieron en la tele y me reí un montón. Unos bichos malos y feos de narices con un punto cachondo divertidísimo. Si les entra la nostalgia ochentera, apuesten por ella.



Rocky (1976): Es momento de sagas y lo intenté. Llegué hasta la quinta, sin embargo, debo decirles (aunque me reconozco incondicional de don Silvestre) que, con que vean la primera, es suficiente. El primer Rocky merece la pena, es un film muy bueno; sin embargo, el resto de la saga es totalmente prescindible. Por otra parte, creo que las bandas sonoras ochenteras son merecedoras, como poco, de ser censuradas y deportadas a gasolineras en cuarentena. Un hard rock con tufillo a Bon Jovi que molesta, se repite como el ajo y aburre al oírlo.



El Ministerio del Tiempo (2015-actualidad): Si les gusta la Historia como a mí, les recomiendo la serie. Aunque haya puntos de vista discutibles sobre ciertos hechos de nuestra Historia y paradojas temporales inasumibles, se puede ver con gusto y con cierta sonrisa.



Guerra Mundial Z (2013): Muy ad hoc para los tiempos que corren. Entretenida, Bradimiro guapete como es habitual y la producción digna de Hollywood.



El desafío (2015): Yo que tengo vértigo, las pasé putas viendo las peripecias de este funámbulo francés, pero me entretuvo lo mío. Muy aconsejable. Hay gente para todo en este mundo y tengo pendiente el documental (Man on wire) que, según tengo entendido, supera a la cinta.



Vértigo (1958): Un imprescindible de Hitchcock. Kim Novak, James Stewart… ¿Quién da más? El único “pero” son las cejas de la señora Novak, ya me dirán ustedes.



Ninotchka (1939): Clásico entre los clásicos. Elegante, distinguida y con un sentido del humor que no debería haberse perdido nunca. Greta Garbo, sublime y Melvyn Douglas, un señor. ¡Cuánta elegancia hemos perdido con los años!



Vídeos curiosos en youtube: Pitágoras y la música de las esferas (Jaime Buhigas) y el programa de entrevistas de los años 70 A Fondo presentado por Soler Serrano, una verdadera joya. A destacar, las entrevistas a Cortázar y a Dalí.



Si en este artículo les hago algún descubrimiento, me doy por satisfecho. Sean buenos y quédense en casa.

Share this post

Guillermo Pérez-Aranda Mejías

Soy un escritor romántico con matices quevedescos. Disfruto con lo absurdo del surrealismo y me apasiona encarcelarme en mi castiza torre de marfil, donde desarrollo mi creatividad rodeado de música, de libros, de cine y de lo más selecto de la humanidad huyendo así, en la medida de lo posible, de lo más mundano. Roquero trasnochado y poeta de lo grotesco, he decidido, como si fuera un samurái que se destripa por su honor, entregar mi vida por entero al arte.

No comments

Add yours